2 de diciembre de 2017

¿Quién es ella?

¿Cuál es el nombre de ella?
Sería largo su mención,
pues muchos tiene para enumerar.

¿Cómo la conocista a ella?
Un mal día apareció
como una tempestad.

¿Qué fue lo primero que sentiste por ella?
Primero sentí desazón,
seguido de un tormento fatal.

¿Por qué te aferraste tanto a ella?
Fue única que se preocupó
por mí, cuando tuve necesidad.

¿Cómo decidiste dejarla a ella?
Un día a mi vida alguien llegó
y me dijo que conmigo quería estar.

¿Qué pasó entonces con ella?
No hizo falta más, sólo desapareció.
Es lo que tiene haber estado con la Soledad.

18 de noviembre de 2017

Ojos que no ven, corazón que siente



- Entonces... ¿siempre has sido así?

+ ¿Así cómo?

- Ya sabes... ciego.

+ Sí, aunque prefiero más la palabra invidente. Ciego me suena un poco mal.

- Oh, perdona. No quería ofenderte.

+ No te preocupes. Ya estoy acostrumbrado.

- Pues es una pena no poder ver. No sabes lo que te pierdes.

+ Jajajajaja

- ¿Por qué te ríes?

+ Porque yo pienso lo mismo sobre vosotros.

- ¿Eh?, no te entiendo.

+ Verás... Los que podéis ver os fiáis demasiado de vuestros ojos, pero a menudo os engañan.

- ¿Y cómo sabes eso si nunca has visto?

+ Por ejemplo, detrás de nosotros hay una chica sentada, ¿te habías dado cuenta?

- A ver... Sí, es una chica de otra clase. ¿Cómo lo has sabido?

+ Antes sentí que había alguien detrás nuestra.

- Y ¿cómo sabes que es una chica?

+ Por su perfume.

- Vaya, ni siquiera me había dado cuenta.

+ Prueba tú. Cierra los ojos y abre tus demás sentidos.

-Vale. Mmm... Oigo mucha gente hablando a la misma vez y me huele al bocata de chorizo que he desayunado.

+ Sigue escuchando, a ver si oyes más cosas.

- Vale. Mmm... Oigo un pájaro.

+ ¿Puedes decirme dónde está?

- Pues se escucha cantar por la derecha, creo. Seguro que en uno de los árboles de por ahí.

+ ¿Me comprendes ahora?

- Sí, pero estar así todo el tiempo tiene que ser agotador.

+ Puede que un poco, pero pienso que es mejor así.

- ¿Y eso?

+ Los demás sólo veis lo que os rodea, en cambio, la gente como yo, las siente.

- Pero... Vaya el timbre. Se acabó el recreo.

+ Venga, otra vez a clase.










26 de octubre de 2017

Criaturas y leyendas - El hombre lobo de Bedburg

En aquella noche el odio y el miedo se entremezclaban en la iglesia del pequeño pueblo alemán de Bedburg. Peter Stumpp, el acusado, inclinó la cabeza hacia atrás y olisqueó el aire.
-Señor Stumpp, ha matado a decenas de víctimas. Muchas de ellas eran niños pequeños. ¡¿Cómo ha sido capaz?! -

Peter no cambió la expresión de su rostro - ¿Por qué piensa que fui yo?-
Antes de que el sacerdote pudiera continuar, se levantó uno de los aldeanos y encendido empezó a vociferar - ¡Sabemos lo que eres! ¡Eres un asesino!-

-¡Schneider, guarde silencio!- ordenó el clérigo con una fuerza atronadora. Cuando el señor Schneider volvió a su asiento, prosiguió – Algunos de los que aquí nos encontramos hemos contemplado la escalofriante escena que ha dejado en su casa. Ha despedazado a su propio hijo. Y no sólo a él, hemos encontrado una trampilla en la que escondía restos humanos. Restos de lo que antes fueron nuestros vecinos y amigos, nuestros hermanos y hermana, madres e hijos.

Por toda la sala se desencadenó una oleada de llantos, improperios e incluso de plegarias.

-¡Monstruo! – gritó de nuevo Schneider.

-¡Eres una abominación! – añadió el leñador del pueblo.

-Ahora confiese – continuó - ¿Por qué lo hizo?

-¿Por qué lo hice? No lo entenderíais.-

-No, no lo entendemos, es por eso que lo diga ante el pueblo y ante Dios para ser juzgado- proclamó  el sacerdote

-Está bien, si así lo queréis. Sí, fui yo quien los mató, es más, los devoré. Lo hice porque tenía hambre.

Se hizo el silencio, la multitud se quedaron pálidos y mudos, parecían muertos en vida. Nadie atrevió a hablar, solamente se oía el viento entrando por los agujeros del destartalado edificio.

Stumpp giró la cabeza e hizo un barrido general con la mirada, entonces rompió aquel aterrador silencio – Como ya he dicho, no es por diversión, es por necesidad. Tenía que alimentarme.
El viejo clérigo salió de su letargo mental - ¡Necesidad! Nadie necesita comer la carne de su hermano.

-Yo sí. Recordáis hace veinte años cuando por poco muero por culpa de aquella terrible fiebre, llevado casi a la locura anduve como pude al interior del bosque y allí me encontré al Diablo.

30 de septiembre de 2017

Más que un mote

-Nunca te lo he preguntado, pero… ¿por qué siempre me llamas así?

+¿Así cómo?

-Luciérnaga. Sabes que no me gustan los bichos.

+¿No lo adivinas?

-Pues como no sea porque brillo en la oscuridad…

+Jajajajaja, no es eso exactamente, pero por ahí van los tiros. Sigue pensando.

-Mmmm…

+¿Ya lo has adivinado?

-No.

+Entonces, ¿por qué sonríes?

-Porque me acuerdo de la primera vez que me llamaste así.

+¿En serio? Yo no me acuerdo.

-Yo lo recuerdo perfectamente.
Hace dos años, te vi llorando en tu portal y me acerqué. Al preguntarte qué te pasaba, me contaste que a tu perro lo habían atropellado esa mañana. No sabía qué hacer, nunca te había visto tan destrozado, e hize lo primero que se me pasó por la cabeza. Te abracé. Y tú apoyaste tu cabeza en mi hombro y me dijiste algo, pero no llegué a enterderte. Pero cuando tres días después me llamaste así, lo entendí.

+Vaya, no me acordaba.

-Y ahora lo entiendo. Soy luciérnaga porque brillo cuando todo se vuelve negro.

+Así es. Eres la luz que me ha guiado durante este tiempo. Sin ti estaría perdido. Eres mi luciérnaga.




21 de septiembre de 2017

Reencontrados

Luis: Disculpa señorita, me permite pasar.

Raquel: Sí, claro. Pas... ¿Luis?

Luis: No puede ser. Raquel, ¡Qué coincidencia! No sabía que teníamos el mismo banco.

Raquel: Pues sí que es casualidad.

Luis: Han pasado muchos años sin vernos.

Raquel: Sí, ¿cuántos? ¿once?

Luis: Sí, más o menos desde el instituto. ¿Qué ha sido de ti durante estos años?

Raquel: Pues bien, acabé la carrera de derecho Cum laude.

Luis: ¿En serio? Me alegro por ti. Conseguiste lo que buscabas.

Raquel: Eso y más. Estoy en un prestigioso buffete de abogados y me estoy preparando las oposiciones para juez. Es duro, pero sé que lo conseguiré.

Luis: Vaya, es increíble que lo lleves todo a la vez.

Raquel: Bah, se hace llevadero. ¿Y qué es de ti? Te metiste en la carrera de biología, ¿no?

Luis: No, no pude al final.

Raquel: ¿Y eso? ¿No te alcanzó la nota?

Luis: No, no es eso. Verás... ¿Tú te acuerdas de Lorena Cañas?

Raquel: Ah, sí. Escuché que se tuvo que ir del instituto porque se quedó embarazada.

Luis: Pues, eso es lo que te...

Raquel: Es que menuda era. Demasiado ligera de cascos la veía.

Luis: Pues resulta que fui yo quien la dejó embarazada.

14 de septiembre de 2017

Una amistad perdida

¿Qué pasó con esa amistad de antaño
en la que aún éramos inocentes?

Sólo teníamos trece años
pero fueron los más felices
recuerdos que con alguien he pasado.

Pero llegó a corromperse la inocencia
y nos empezamos a hacer daño.

Las malas ideas y el odio
con tantos buenos recuerdos acabaron.

Que nunca podré olvidar,
que nunca más me podré perdonar
por no saberme valorar.



13 de septiembre de 2017

Reto escrilinguito

Buenos días a mis lectores, espero que hayais pasado unas estupendas vacaciones, hasta yo me las he tomado como habéis apreciado estos meses. Bueno ya es hora de volver a los estudios, al trabajo y, por mi parte, a seguir escribiendo.

Para hacer algo diferente,  +Kabreful B (escritora del blog Feeling for the memories) y yo hemos pensado en cada uno ponernos el reto de escribir un relato breve con unos elementos establecidos y debe estar escrito y publicado antes de que termine este año 2017.

A este reto lo hemos llamado...

Bien +Kabreful B , espero que estés preparada.

Los elementos que tienes que utilizar en tu historia son las siguientes.

  • Lugar: Castillo
  • Personaje: Albañil
  • Acción: Saltar
  • Objeto: Aspiradora

Buena suerte y espero con impaciencia tu reto.